15 dic. 2006

How hard is love

How hard is love,
how hard is dream.
all the lost feelings are
flying high over the streets.

And my sweet babe is here
happier than all the people,
living lifes on nowhere
brighting lights where she walks on.

Yeah, she likes me
yeah, she can't be what she means to me,
I can't belive it, that girl's mine.
I wanna dug her, she's my gold mine.
All in all, I'll never resist.

Finding trues by the good way,
losing fears, they now can't scare me.
no more tears, you'll never cry, anyway...
My God! I'm lost ¿Can you say me how I can find me?

How hard is love
How hard is fly
if your only living angel,
happily, is hoping for die.

How hard is dream
and how hard is love too.
no matter how many tries,
'cause my heart, of love, now is full.

2 dic. 2006

Tu naturaleza

Hay veces que no sé afrontar
la irrealidad que inunda mis antojos,
si doy la vuelta al caminar
cuando te paso y me pierdo por atajos.

Bajo sombras intercaladas de luz
sopla airecillo y me refresca,
enmantela de brisa a mi cruz
de no saber donde te encuentras.

Amontono remolinos de hoja seca
siempre que se me insinúa tu olor.
Los esparzo con un gesto de muñeca
y les guio al laberinto de tu amor.

Zarzales donde agarrarse
y piedras con las que tropezar
en los descensos inevitables
donde precipitarse al amar.

Rodando hacia abajo me veo,
a veces con la sensación de subir.
Tan raro siento el traqueteo
que me despierto sin poder dormir.

Dos montañas y dos lunas iluminadas.
Dos raíces y un árbol encantado.
Una nube de irregular entelada
y un embrujo donde quedé prendado.

Frondosa, hermosa, alocada.
Tormenta, calima, belleza.
Oxigenas el cielo de mi alma
con tu sencilla naturaleza.

23 nov. 2006

Arrasando

El silencio de la oscuridad
camufla tus sombras,
como si de tesoro fugaz
se trataran tus curvas.

Un destello y todo cambia.
Un cerrojo de par en par
deja abierta, a toda vía,
tu infinito por ocupar.

Traspiés sin huellas,
manchas de blanco impoluto.
Heridas de aire abiertas
para dejar entar al futuro.

En mente tengo parajes encantados
con sus luces de humedad candente,
donde sentirme embelesado
con placer igual al 'no perderte'.

Para que querría mi nuevo cielo yo,
si no para colorearlo a chispas.
Volátiles hadas que danzan ante ojos,
fértiles promesas de 'sin ti moriría'.

Pero aún distantes tras tanto,
sigo triste pero volando
con alas que arden el viento,
quemándolo todo; arrasando.

22 oct. 2006

Mis rios de placer bucólico

Te entretengo sólo por una sonrisa,
dame la oportuna, y la mia es tuya.
Hazme sentir, pronto y, de nuevo sin prisa.
Sabré reír siempre que tu risa fluya.

Del creciente pegadizo tú provienes,
razonar sin mirarte es para enloquecer.
Visto y no visto, si bien, me das tus mieles,
deliro y registro el sentir del 'te querer'.

Halago entre un trago y tu falda de sexo,
a la mas bella forma que Dios quiso hacer.
Voy por las frías madrugadas desecho,
buscando en tus pasos el que me haga caer.

Saco roto para guardar sentimientos
es el que uso sin poder remediarlo.
Remiendo de besos te pido, incierto.
O un remedio 'pa' poder olvidarlo.

Este castañeo 'dermatoerótico'
es especialmente pensando sólo en ti.
Todos mis ríos de placer bucólico
desenvocan en tu piel, buscando fluir.

23 sept. 2006

Tu que puedes

Lo tengo todo
pero nada me sirve.
Aguanto cual toro,
no habrá quien me lidie.

Como papel sin identidad,
el que me vuelve al pedirlo,
a él, le digo la verdad;
aquello, que de escribir, es decirlo.

Palabras y más palabras,
voces y como poco roces.
Lógicas abruman a raras
luces con foco en mis fauces.

Bla, bla, bla y te piras.
Dame respiro si te hablo.
Dame verdad, que por mentiras,
mientras te miro, me doblo.

Luz, y sígueme quieta,
dame la fuerza y sus enseres.
Hazme de rogar sin prisa,
dame la inocencia, tu que puedes.

1 sept. 2006

A la voz de la mala hora

Y es a la voz de la mala hora
cuando dormitan los sentidos,
cuando es el fin de lo vivido,
cuando el alma en el aire mora.

Sonrisa turbada de penas
presa está en el llanto del día.
Desprovista de la alegría
queda el habla de tus ojeras.

Que no son sólo los pájaros
los que se encaminan al cielo;
que es como un agua sin cántaro
que esfuma la vida del cuerpo.

Volverá al recuerdo todo y más,
¡Que lo borre si puede el tiempo!
Si acaso hay algo más incierto
que el secreto de la eternidad.

Migrando está su mayor virtud.
Más arriba que todo sube,
Blandíendose y formando nube,
Llorándote en tus ojos, su luz.

Tal así, se aleja su humo
tan fúnebre como indigesto.
Tan bonito y a la vez tan duro
es el sentimiento en tu gesto.

5 ago. 2006

Como días te conozco

Casi sin saber, sabido lo tengo.
Disfruto de un suave sabor de tu encuentro.
Lamo roturas de alma, y aún contento,
dirigido hacia ti. Llámame y vengo.

Es oscurecer el tiempo sin rostro,
lo que tú desempeñas rota y sola.
Lo que tú encontrarás en otros
desvanece bajo mi luz que asola.

Tirabuzones de fuego te atraen.
Mis ojos sin palabras no te mienten.
Si al quererte, mis sentimientos traen
la dulzura que tú me muestras siempre.

Tantos días descontados al tiempo,
los que llevo sin ti; los que te ofrezco.
Tantas noches sintiéndome queriendo.
Tanta vez, como días te conozco.

Rara costumbre es dormitar el alma.
Ya que es ignífuga a mi fuego fatuo.
No consigo más que hacer descansarla
bajo el tenerte; que se me antoja arduo.

Por eso, pensándote me reviento,
Dolorido por golpes autoimpuestos
que da la brisa 'marina' del viento,
esa que arrastra a tu pelo y tu cuerpo.

5 jul. 2006

Sureño

Sobre la tierra pura
y toda su inmensidad.
Con soberbia y segura,
comparte felicidad.

Bajo las frescas tardes,
que airean ventanales.
Viento de callejones.
Barrios con luz de Soles.

Los platos con sus tapas
plenas en apetito,
a su lado la 'Alhambra',
el rebujito o tinto.

El fervor de la alegría
los mantiene siempre alegres,
a toda su buena gente:
paisanos de Andalucía.

Siendo como huéspedes
en este hotel de lujo,
libres, sin más paredes
que las que dan su embrujo.

Con lágrimas en ojos,
si en retornar me empeño,
me marcho entre sollozos,
por sentirme sureño.

17 jun. 2006

He vuelto a ver a mi ángel

He vuelto a ver a mi ángel,
esta vez me ha dado largas,
he vuelto a visualizarle,
sin querer verme, dio la espalda.

Casi cerca y tan distantes,
hubo terceras, primeras personas.
Labios callados por un instante,
flotando en la belleza que te sobra.

Con más ganas de hablarte me quedo,
con el alma seca a base de dolor,
algo más de un tiempo sin verte llevo,
y aún así, te recuerdo como la mejor.

Añoro el fuego loco de tus ojos,
tu sonrisa acostada en mi mirar,
mis sueños pintados a mano, de rojo,
por pasión por ti, soledad o malestar.

Con un silencio en susurro me hago,
sin ti, con tu voz inmediata y sorbida,
con más placer del que me da un trago,
por verte, cerca y lejana, y para mí; perdida.

Me acerco al recuerdo que, aún hoy, me crece.
Por unos días, sé que me quisiste (quizá lejos),
persiste el problema, que en llanto me retuerce,
sigo en tu ausencia, y aún llorando, no me quejo.

"...Y nunca más supe de ella, hasta que mi garganta susurró su nombre a mis oídos para convencerme de que, lo que veían mis ojos, era su cercana presencia a infinita distancia de mi."

11 jun. 2006

Mar desangrado

Acompañado de 'a dos velas',
me sigue la estela un reloj sin rumbo,
un pasado empapado en penas,
un presente roto e inoportuno.

HIJO DE LA TRISTEZA
EL DÍA VENCE A LA MUERTE,
soy dios de mi certeza,
vine a vivir por morir para siempre.

Sabios sabores de 'hoy de ti paso'.
si lo haces por voluntad..., lo sé.
no soy tipo para ti; un fracaso,
rojos labios de 'lo noté'.

Cojones cargados de simpatía,
macetas en patio falto de riego,
sonrojos de la diosa alegría
me mantienen vivo, siempre ciego.

Acostumbrado a la presión del malestar,
aprovecho mi salud para desgraciarla.
abrumado, bajo el abismo, suelo estar,
sobre el cielo, intentando no cagarla.

Largos momentos de segundos eternos,
suaves aromas de flor envenenada.
síntomas de creerse previsible, o no.
Una luz, bajo tu brillo, apagada.

Casi como siempre hasta lo remoto,
como casi nunca, dado de sí.
Es como que, casi siempre, nunca poto,
como siempre, voy roto por ti.

Hágase la luz dijo el genio,
Viértanse sudores huecos de alevosía,
si por crema dulce pierdo mi tiempo,
que nunca apaguen la luz de mi día.

Sólo pedirte que me des lo que siento.
Sé que es mío, pero sin ti es mentira,
compartirlo solo es mi propio escarmiento,
de un castigo que afronto con valentía.

Rosario de colores infelices,
me dan la mano, identificados.
mis palabras son sabias en sus matices,
y mi vida es un mar desangrado.

21 may. 2006

Por buscar mi hada

Ábrome paso a un cielo mal pagado,
con olor a muerte seca,
con las flores disecadas del tiempo,
y sus segundos que están por llegar.

Háblame y dame paz aunque no te entienda,
que los labios son partículas de amor,
muévelos al son de tus desvelos,
házmelo, dame azúcar y caramelo.

Rompo con agallas puertas blindadas,
trepo hasta cumbres que nunca me atreví ni a mirar,
rompo de nuevo, porque así demuestro fúria,
rostro desolado que me escupe el espejo.
Por buscar mi hada.

Dejo limosna de sangre por impulsos,
abro camino al exterior para que mi corazón bombee,
no necesito que el fluido me llegue al cerebro,
puesto que no soy tuyo; mírame desvanecer.

Carga con la culpa que no tienes,
yo te cedo tales pecados,
aunque me mate yo, si tú no me has tocado
lo siento.....serás culpable.

Retuérceme, y estrújame hasta la última gota,
¿La ves rodar hacia el infierno?
Cógela, es tuya.
Congela mis náuseas para cuando recobre el aliento,
devuélvemelas, que las expulsare ante todos
a mi corazón, unidas.

13 may. 2006

Susurros de mi tormento

Apuesto al dolor que me desarraigo
toda la luz fúnebre del mirar ciego
Cogeré los colores vivos de la vida
sólo para mezclarlos
y hacer con ellos un mosaico
mosaico con falta de luz
la suma de lo vistoso se vuelve negro,
tan negro como la culpa que asumo,
como las flores de loto,
como el luto,
como mi corazón roto.

Contaré sin dedos y sin pensar
sin ni siquiera sumar.
si algo me ha enseñado la vida
Es a restar, a estropear
a doler, a desquiciar,
.....para no variar.
¿Quién supo de mí antes de que fuera flor marchita?
¿Quién aparentó subsuelo dando entretela de ramas secas?
por mi ni un susurro, ni un respiro alentador
por derroteros de camino pretencioso
Lágrimas mojan las hojas del dolor.

Vi muerto a mi desalmado ser
pero sigo en pié dándo sorbos de viento
haciéndome fuerte aflojando mis defensas
buscándome lejos de mí,
por si acaso perdí lo que he sido,
por si aún no he aprendido
a desvivirme avivándome.

Sucias comprensivas verdades
manchadas de la eterna luz de una mentira.
Flojo y por reparar,
Sabio y salado al pensar,
mar sin gotas, mi sangre eran sus ríos,
secas venas de la bohemia.
un muerto no quiere la sangre para nada,
sólo si tiene sed.
pero tampoco.

No me quiero esconder
sería incapaza aún apostando por ello.
Dios de las flores y lo risueño...
¿Porqué me abandonaste con tu aroma en mí?
¿Porqué me alejo de lo que no temo?
¿Y porqué le miedo me mantiene inquebrantable?
No tengo respuestas, quizás no las busque.
Entonces qué...!

Sólo se bailar con unos ojos cerrados
sólo quiero ver brillar la luz en el poso de otro vaso
sólo busco el deshonrar la miseria
dándole razones para el suicidio
matar a la mísera muerte
a golpe de vida
matarme dos veces para no sufrir en la tercera
supurar sentimientos, cuando ellos sean yo

Que sea mi cementerio mi paz.
Que sea en una tumba donde acabe tarumba y solo.
encerradito por despojar,
adelgazando y subiendo a emprendidas largas
al cielo de los no vivos,
aquellos que nos ven, nos respetan.
tristes raíces de fuerte árbol
que acaban por emigrar a zona más húmeda
sin olvidar sus principios y su madre savia.

Dulce reparo del desalmado solitario
Acabar solo buscando el placer en la negrura.
No me quedan hojas donde
difuminar mi rostro con mis cenizas pálidas,
desdeñadas por años y años de maltrato.
fuertes y a la vez ténues, flores sin pétalos.

5 may. 2006

Mi deriva

Manos en barro de las sensaciones,
Que moldeando a su antojo mi vida,
Florece la verdad aún no escrita;
Reanimando a mis lamentaciones.

La sabiduría innata del necio
Reblandece mis ansias de progresar,
Ocupa parte mayor de mi espacio,
Y aún no queriendo me da en que pensar.

Solo bajo todo sol asombroso,
Por quemar mi espalda, resistiendo
Aguanta férrea, doliendo sombras,
Resistiéndose a pelear, que sobra.

‘Comas profundas’ en parón crítico
Mentalizando a mi ser combustible
A separar a todo lo cívico,
Por alejarlo y, a la vez, deflagrarle.

Decenas y más de angustias me antojo.
Cuando quieras descansar, me tendrás. Sí.
Solo al filar, te miro de reojo,
Aportando acongojante frenesí.

Sacos de humo renqueante pesando,
Descargan látigos de ‘no’ y te avisan.
Como poco, con los labios pisando
A verdades, que aun así, no me besan.

A mis idolatrías atestiguo,
Por dolencias menores resentidas,
A percibir en el sentir ambiguo
Delirándolas hacia mi deriva.

El síncope del resentirse aciago
Da píe a recibir desolaciones.
Rara vez se me entromete en cánones
Por querer morir tal cual, siendo anciano.

4 abr. 2006

Juntaré nuestros corazones

No me queda nada en la cabeza,
voy a tener que volver a razonar,
si me acojono ante la certeza
de que nunca supe actuar.


Se me carcome el pensamiento.
Ya no salen versos por salir,
yacen en mi, presos de aburrimiento,
los empujo a deshora, haciéndolos revivir.


Un mar sin Poseidón se me apiada.
Acaba de romperme olas dentro.
Desquicia lo que encuentra, que es casi nada.
Me desendulza, salando mis pensamientos.


Peces que nadan, pero repelen el agua,
guardan rencores, que ya sin amor duelen.
Son rehenes de este atraco a mano armada,
que me desquita dolores, que a su vez, solos huyen.


No daré un paso atrás porque se que es imposible.
Lo que se anda, puede doler, pero no ignorarse.
Guardo mi cuento para cuando alguien me escuche.
Juntaré nuestros corazones para que decidan amarse.


Me decido a dar el paso sin pisar el suelo,
de nada vale un recto camino eterno.
O ando alzando, como buscando tu cielo,
o desespero y caigo en fuego, de cabeza al infierno.


Sobra la palabra que te viste,
la sensación que te envuelve en fantasía.
Quisiera saber si bajo tu piel hay carne
o eres lujuriosa aparición divina.


Dale vueltas a mi corazón que no se pare.
Es un reloj sin cuerda y sin cordura.
Soy yo, ante el ventanal de la locura,
queriendo tenerte antes de que sea tarde.

3 mar. 2006

Whisky solo

Con la medida tomada en vaso
Más de lo normal, es doble o nada
Sabor amargo propicia el espasmo
Para acabar cayendo de espaldas.

Camarera de lujo deseoso
Voy a por ti sabiendo que es lo mejor.
Hasta arriba, arderé resacoso
Al despertar, gracias a tu buen licor.


Dame fruta prohibida para tragar
Que me cueste todo si hace falta.
Labios fríos de cristal para besar.


Razón de más, si abaratas precios,
Que note el sabor por mi garganta,
Whisky solo para beber despacio.

11 feb. 2006

Esta negra sombra

Observar con la mirada vacía,
Nunca estoy ante lo que deseo ver.
Complicidad eterna por un día
Con la manía de dejarse doler.

Seguiré, como por torpeza, en pié,
Caminando descalzo sobre rocas.
Ya no descanso, ni descansa mi sien,
La que llora de recordar tu boca.

Mi sangre, helada, recorriéndome.
Impulso rebelde pidiendo calor.
No se acostumbra, mas no, se conforma.

Prácticamente sufriendo síndrome,
En busca de un rayo que pedirle al Sol
Para al fin salir de esta negra sombra.

22 ene. 2006

Mi alocada flor

Manos caprichosas,
Mieles de piel codiciada,
Rosas que resultan bromas,
Rozaduras en piel inflada.


De no quererme, un beso,
Si me quisieras, algo más
Besos de principio en retroceso,
Algo más preparado para amar.


Desvelos a pie de cama,
Besos de whisky con sal.
Sal por mí de madrugada.


Coraje que disloca lo preciso
Por mi bien, rebusco sin mal,
A mi alocada flor de lo precioso.

Como noche

Trazar lamentos sobre,
Líneas de blancura espesa,
Rezar por que no se nombre
Días de muerte expresa.


Dorados paladares,
Fruta inoportuna,
Labios y malestares,
Dolores sabor a puta.


Dureza de tipo blando,
Rasgos de amor impertinente
Por ti, sigo hablando.


Rocío de gotas dolientes,
Caen como noche, mojando.
Sabiduría en tonos ignorantes.

Ninguna más

En la apariencia rota,
Un descuido, olvidado
Un mal sabor a nado
En aguas donde no se flota.


Mentiras que vuelven,
A la carga en días de lluvia
Gotas de miel que conmueven
Diluvios secando furia

Caos expresivo de voz sorprendida,
Flores que marchitan al compás,
Luces en la clara oscuridad.


Soledad sin ti compartida
Razones presas de entidad
Solo una, ya sabes, ninguna más.